nuevo ano: nuevo armario

“No tengo nada que ponerme” ¿Te suena no? Normal porque todos lo hemos dicho alguna vez. La paradoja de la que todos somos conscientes es que en el armario ya no nos cabe un alfiler, pero es imposible encontrar algo que ponernos. Si te identificas con esto, ahora es el momento para hacer una “limpieza” de ropa en el armario.

Empieza por vaciar el armario sacando todo, ¡absolutamente todo! y echándolo en orden encima de la cama. Una vez que el armario esté totalmente vacío, pásale un paño húmedo para quitar el polvo y utiliza algún producto perfumado o maderas de cedro antipolilla, colocándolos en los cajones o colgados en el riel del armario. Si no estás segura de donde puedes adquirir estos productos, échale un vistazo a nuestra página web.

A continuación empieza lo más difícil, “la selección”. Uno a uno ves cogiendo prendas de la cama y decide qué hacer con ellas. Para ayudarte a tomar esa decisión, hazte estas preguntas:

  • ¿Me vale todavía y estoy cómoda con ello?
  • ¿Lo usé el año pasado?
  • ¿Es la única prenda de este estilo que tengo en el armario?
  • ¿Puedo combinarlo con otras prendas que “YA” tengo?
  • ¿Es todavía de mi estilo?

Si la respuesta a alguna de estas preguntas es NO, tranquilamente puedes donar, vender o regalar esa prenda.

 

GUARDAR:

Una vez decidas quedarte con algo, comprueba antes de colgarlo que esté en perfecto estado (si necesita lavarse o coserle un botón), “organiza” tu ropa en base al color, estilo o tipo de prenda (la palabra clave para todo esto es “ORGANIZACIÓN”).  Puedes colgar las faldas en un lado y pantalones en el otro, o camisas y tops en la parte de arriba y pantalones y faldas en la parte de abajo. Es un buen momento para dar un look diferente a tu armario, quizás con nuevas perchas: antideslizantes, ahorra espacio o clásicas de madera, ¡la elección es tuya!

 

VENDER-INTERCAMBIAR-DONAR:

En esta categoría incluiremos toda la ropa y accesorios en buenas condiciones, pero con la que no nos sentimos cómodos o de la que simplemente nos hemos cansado. Estamos hablando de esa ropa que merece una nueva vida y no simplemente ser tirada a la basura. Puedes, venderla, intercambiarla o donarla, lo importante es “reciclar”. Busca una plataforma en internet donde puedas poner tu ropa a la venta, o haz un mini-mercadillo en casa con tus amigas, así además de vaciar el armario, pasareis una agradable tarde. Si lo que quieres es donar, hay múltiples organizaciones benéficas donde puedes donar tu ropa, además de vaciar el armario estarás haciendo una obra de caridad.

 TIRAR: La ropa que no ha pasado la selección por estar demasiado dañada para dar, vender o regalar, tiene su destino en la basura.

 

El resultado elijas la opción que elijas, será un armario mucho más ordenado y con espacio. ¡Piensa lo fácil que te resultará encontrar lo que buscas ahora que sabes exactamente lo que tienes y donde!

Share: