Prendre soin de ses chaussures

Como el marco de una foto o un collar para el clásico vestido negro, los zapatos son un accesorio que no sólo enriquece tu “look”, además marca el estilo y la personalidad.

 

Zapatillas de deporte, zapatos bajos o de tacón con los que hemos soñado, o visto en algún escaparate o revista, el caso es que ¡ya son nuestros! El par de zapatos perfecto.

Pero como todo, cuanto más los usamos, más se desgastan y ensucian. Solo necesitas una lluvia inesperada, o un pisotón inoportuno para que tus zapatos favoritos parezcan viejos. Lo primordial es cuidar de ellos limpiándolos bien, hay quienes lo hacen todos los días, y otros… tal vez no tan a menudo. Sea cual sea tu caso, hemos escrito una pequeña guía con una serie de “pasos” a seguir para mantener los zapatos limpios y conservarlos durante más tiempo como si fueran nuevos.

 

La solución más fácil: Lavar a máquina

La solución más rápida y fácil, aunque no siempre la más apropiada para dar un aspecto nuevo a los zapatos, es la lavadora. La lavadora es un buen aliado para la limpieza de zapatillas de lona y de deporte. Lo importante es seguir algunas indicaciones, como realizar el lavado a baja temperatura y tal vez utilizar una bolsa de red, perfectas para para proteger tanto el calzado como el tambor de la lavadora. También es aconsejable quitar los cordones y las plantillas y lavar por separado.

 

Deportivas:

Tanto si las lavas a mano como en la lavadora, retira los cordones y plantillas y lávalos por separado. Puedes eliminar la suciedad de la superficie, como el barro o polvo, con un cepillo de uñas o de dientes, un poco de agua caliente y abundante jabón.

 

Para secar las zapatillas llena el interior con papel de cocina o de periódico, el papel absorberá la humedad del interior. Ten en cuenta que una zapatilla tarda unas ¡doce horas en secarse!

 

Nuestros “Saquitos desodorantes para calzado” son perfectos para eliminar el mal olor y absorber humedad.

 

Zapatos de Piel:

Un buen par de zapatos de cuero pueden durar toda la vida. Lo primordial es tratarles con cariño y ofrecerles unos cuidados mínimos.

 

En primer lugar elimina la suciedad y el polvo con un paño o cepillo suave. A continuación, aplica el betún con un paño dejando que se fije unos minutos, luego saca brillo frotando con un paño limpio y suave y ¡voila! como nuevos.

 

Zapatos de ante:

La solución más práctica para mantener limpios los zapatos de ante, es limpiar con frecuencia (preferiblemente después de cada uso) con el cepillo de goma especial para gamuza. Es importante también aplicar una solución impermeable de venta en tiendas especializadas de calzado.

Si se nos manchan de barro, lo mejor es esperar a que se seque y retirarlo después con un cepillo de dientes de cerdas suaves.

En caso de tener una mancha de grasa, utiliza sal gorda o polvos de talco, mientras la grasa no haya sido absorbida, ya que el talco o la sal lo absorberán.

Share: