Out of season clothes

En algunos países las estaciones del año casi se mezclan entre sí y en otros casi no existen, no es el caso de España. Con los inviernos fríos y los veranos muy calurosos definitivamente necesitamos ropa totalmente diferente de una estación a otra. ¿Cómo prescindir de pantalones cortos, chanclas de verano y botas de invierno? O más bien, ¿qué hacer con la bufanda y el abrigo cuando el sol quema o con las sandalias y camiseta cuando la tormenta arrecia? Gastes lo que gastes en zapatos, abrigos o vestidos, lo importante es cuidar bien la ropa sobre todo durante el cambio de estación.

 

Haz sitio para ropa nueva

Regalos, ir de compras, todo eso nos encanta, pero por desgracia, nos deja con un problema de almacenamiento. No todas tenemos la enorme suerte de disponer de una habitación-armario o el espacio suficiente para guardar docenas de pares de zapatos ¿Qué podemos hacer para aliviar el problema? La solución ideal es guardar nuestra ropa y zapatos durante la temporada en que no los utilizamos.

Proporciona un buen cuidado a tu ropa

Apelmazando la ropa en una caja o bolsa debajo de la cama, altillo o sótano,  solo vamos a conseguir que se llene de polvo, moho, y coja olores. ¿Cómo nos aseguramos de que nuestra ropa esté cuidada incluso cuando no esté en uso?…

 

Caja-Baúl de almacenaje

Hay múltiples soluciones disponibles no sólo para almacenar tu ropa, sino también reducir el espacio que ocupan. Las cajas-baúl de almacenamiento son una gran solución y son transpirables por lo que puedes guardarlas en el altillo, buhardilla o sótano sin preocuparte que la humedad vaya a estropear tu ropa.

Caja-Baúl de almacenaje

 

Cajas de plástico

No pienses en guardar ropa, bolsas u otros accesorios de tela en cajas de cartón…  No sólo puedes tener problemas con la humedad, también corres el riesgo de que la caja se rompa o encuentres el contenido mordisqueado.  Deja volar tu imaginación… una caja de cartón llena de ropa, proporciona  una cama caliente y acogedora para polillas, insectos y otros roedores. Las cajas de plástico son ideales para almacenar ropa – asegúrate de que son herméticas para prevenir la formación de humedad en su interior.

 

Antipollillas

Las polillas tienen un paladar fino, se alimentan a base de consumir fibras y tejidos y ¡un armario repleto de ropa es una invitación para una fiesta! Los repelentes de polilla naturales están disponibles en diferentes formatos y envases, desde bolsitas de lavanda a aceites esenciales. Basta con colocarlos entre tu ropa, ya sea en una caja, un cajón o un armario para liberarte del temor de encontrar tu ropa comida y llena de agujeros la próxima vez que quieras utilizarla.

 

Decidas lo que decidas cuando llegue el momento de almacenar la ropa de fuera de temporada, lo importante es asegurarse de mantenerla seca.

Si no optaste por una caja de plástico hermética, asegúrate de que no los guardas doblados o colgados demasiado juntos – esto permitirá a las polillas pasar de prenda a prenda. Asegúrate también de que tu ropa quede colgando y de que tiene espacio para respirar. Si se almacena en el altillo o sótano, utiliza bolsas envasadas al vacío o cajas de plástico herméticas. ¡Cuando llegue la nueva temporada  la única sorpresa que quieres es encontrar la ropa, tal como la habíamos dejado!

Share: